lunes, 20 de septiembre de 2010

DF: elecciones sin ciudadanos

Es posible que la capital del país se halle a la vanguardia en diversos campos, pero la apertura hacia la participación vecinal no es algo que la distinga.

Once años le ha tomado a la ciudad de México organizar la primera elección de representantes vecinales desde que en 1999 un ejercicio de esta naturaleza resultó frustrado por la apatía del gobierno perredista, que llegaba entonces a su segundo año en el poder.

En aquella oportunidad, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas –que en 1997 conquistó la primera elección de jefe de gobierno del DF- habría sido convencido de que la estructura clientelar del PRI se apoderaría de la red de representantes vecinales que serían electos. El proceso no atrajo apoyo institucional alguno, y el escaso caudal de votos impuso a los beneficiarios tal debilidad tal que acabaron esfumándose.

Quizá usted lo ignore incluso si es habitante del Distrito Federal, pero el 24 de octubre habrá elección de Comités Ciudadanos, en apego la Ley de Participación Ciudadana, reformada recientemente bajo criterios opacos y como producto de una negociación entre bloques del perredismo, a lo que se plegó la lideresa de la Asamblea capitalina, Alejandra Barrales.

La ley establece ahora que los Comités Ciudadanos tendrán peso real en las delegaciones, colonias y pueblos; dispondrán el destino de un porcentaje importante del presupuesto delegacional así como de recursos para operar, que les debe proporcionar el Instituto Electoral del DF, al que se le impusieron compromisos que no corresponden con su perfil jurídico ni con el presupuesto asignado.

La ausencia de un presupuesto mínimo para organizar estas elecciones está haciendo que el proceso agonice por inanición.

La Asamblea del DF se distingue ya por su desaseo político y jurídico, por no mencionar el mediocre perfil de muchos de quienes integran la mayoría perredista. No es posible decir gran cosa tampoco de los bloques opositores, del PAN o del PRI, cuyas bancadas han sido incapaces de constituir un contrapeso real ante el grosero manoseo que se hace en los trabajos de ese cuerpo presumiblemente colegiado.

La elección de Comités Ciudadanos prevé periodos de entrega de formatos para el registro de fórmulas en lo pocos más de siete mil colonias y pueblos que forman en Distrito Federal, según una nueva cartografía diseñada por el IEDF. Este órgano contaba con otra cartografía que le tomó más de dos años realizar con un costo de 12 millones de pesos, pero que por orden de los partidos fue tirada a la basura.

Hacia principios de este mes, sólo medio centenar de grupos ciudadanos había solicitado los formatos para registrar su planilla. De pronto, se produjo el milagro de la multiplicación de los panes, y en unas cuantas semanas el número de registros se acercó a los nueve mil.

Ya la prensa ha dado cuenta de delegados perredistas que citan a personajes diversos –no a ciudadanos, pues ello exige una vocación cívica independiente- a los que les ordenan formar una planilla, con la visión lógica de tener representantes a modo y crear desde ahora una red electoral hacia la elección del nuevo jefe de Gobierno, en 2012.

Dos delegados, Francisco Sánchez, en Iztacalco, y Víctor Hugo Lobo, en Gustavo A. Madero, acumulan denuncias formales del PRI ante el IEDF por esas prácticas, que según se sabe, se multiplican en las muchas delegaciones donde tiene influencia el controvertido René Bejarano y su esposa Dolores Padierna.

El proceso ha puesto en alerta a decenas de asociaciones vecinales que durante décadas han realizado un legítimo trabajo de representación, que la ley en la materia simplemente ignora. Lo mismo puede decirse de agrupaciones empresariales, de comerciantes o desarrolladores inmobiliarios, que por años han sostenido interlocución con autoridades delegacionales. Al parecer, pasarán también al limbo, o deberán pelear, con los dientes, para ser escuchados.

Mañana martes, cuando el jefe de Gobierno del DF, Macelo Ebrard, rinda su cuarto informe en la Asamblea, podrá documentar aspectos en los que la izquierda en el gobierno ha construido una vanguardia.

Sin embargo, el tema de la participación vecinal sigue siendo una asignatura pendiente en la ciudad, y nada permite suponer que ello cambie tras la elección del próximo 24 de octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario